Darío Dubois: Fútbol, barro y Black Metal

Mensajes: 24.920
Registro: 16/09/2011

Publicado el 26 de abril a las 19:14
Leído: 5.659
Panenka (donde, si no?)

Darío Dubois: Fútbol, barro y Black Metal
Rústico defensa central, Dubois fue conocido por sus excentricidades en el campo y, fuera de él, por su compañerismo y su lucha contra las injusticias

JAVIER S. SORIA24/04/2018
facebook Twitter Gplus
El fútbol modesto argentino, conocido popularmente como el ascenso, es una fuente inagotable de encuentros en estadios con gradas de tablones de madera, ídolos de barrio y grandes historias de vida. Darío Dubois fue, posiblemente, el más especial de los jugadores de este fútbol que no acarrea grandes titulares, pero que se vive con infinita pasión.



El popularmente conocido como ascenso argentino engloba a la segunda división y, especialmente, a las subsiguientes categorías del fútbol del país austral. Se trata de un espectáculo ajeno a los fichajes millonarios, a los estadios imponentes y a las comodidades de la Primera División, pero que se vive con mucha pasión y congrega a miles de personas cada fin de semana en el, posiblemente, país más futbolero del mundo.

Entre el barro, los cortes de luz, los escupitajos de la barra y la falta de agua caliente en los vestuarios se ha conformado con el paso del tiempo una liturgia repleta de historias de grandes partidos y jugadores legendarios. Un fútbol que vive alejado de las primeras páginas de los diarios, pero que ha engendrado a verdaderos ídolos de las villas y los barrios del país sudamericano. El indiscutible primero de todos, Tomás Felipe Carlovich, apodado “El Trinche”, futbolista de talla casi mitológica; pero también otros más recientes como los goleadores Daniel Bazán Vera, Silvio Carrario o Damián Akerman. También importantes jugadores que han llegado a ser internacionales con la albiceleste comenzaron su trayectoria en equipos del ascenso, como Paulo Dybala (Instituto de Córdoba), Rodrigo Palacio (Bella Vista de Bahía Blanca), Ezequiel Lavezzi (Estudiantes de Buenos Aires), Javier Zanetti (Talleres de Remedios de Escalada) o el mismísimo Daniel Passarella (Sarmiento de Junín).

All Boys, Ferro Carril Oeste, Aldosivi, Deportivo Español, Deportivo Morón, Almirante Brown, Defensores de Belgrano, Sacachispas, Juventud Unida, Cipolleti, Dock Sud, Sportivo Italiano, Excursionistas, El Porvenir… La lista de equipos con nombres carismáticos es infinita y, en un mundo cada vez más globalizado, el ascenso es una fuente inagotable de historias de vida, sueños de potrero y construcción de identidades e imaginarios locales.



Darío Dubois fue uno de esos héroes del ascenso. Quizás el más especial de todos. Un obrero del fútbol que nunca llegó a la élite, pero que dejó su impronta en absolutamente todos los campos por los que pasó



Darío Dubois fue uno de esos héroes del ascenso. Quizás el más especial de todos. Un obrero del fútbol que nunca llegó a la élite, pero que dejó su impronta en absolutamente todos los campos por los que pasó. Rústico defensa central, caudillo del área, fue conocido por sus excentricidades en el campo y, fuera de él, por su compañerismo, su inteligencia y su capacidad para mostrar las miserias que sufren los jugadores que no salen por televisión.

La presencia de Dubois no dejaba indiferente a nadie. Alto y melenudo, su pasión por el Black Metal le llevó a realizar la máxima locura que se ha visto en el fútbol argentino: saltar al campo con la cara pintada al estilo de grupos noruegos de Heavy Metal como Mayhem o Dimmu Borgir. Lo hizo por primera vez cuando jugaba en Ferrocarril Midland para disputar un clásico contra Argentino de Merlo y lo repitió varias veces, 16, hasta que se lo prohibió la AFA. “Lo hago porque me da polenta (fuerza). Me pinto, salgo para guerrear y los mato a los rivales. Algunos hasta se asustan”, dijo al respecto en una entrevista para el Diario Olé.



Dubois comenzó a jugar en el Club Social y Deportivo Yupanqui de la ciudad de Buenos Aires, en 1994, y después vistió las camisetas de Atlético Lugano, Midlan, Deportivo Riestra, Laferrere, Cañuelas y Victoriano Arenas de Valentín Alsina. Se retiró en 2005, obligado, porque no pudo costearse una operación tras romperse el cruzado. De hecho, el fútbol no le alcanzaba para vivir, era su segundo empleo. Trabajaba como técnico de sonido en diversos clubs y lideraba una banda (de rock, por supuesto).

“Un payaso que se pinta la cara, pero que se mata por la camiseta”. A lo largo de sus más de diez años de trayectoria, Dubois se convirtió en el máximo exponente de la denominada cultura del ascenso; aquellos jugadores que, según se dice en Argentina, juegan por el “sanguche y la coca” (el sándwich y la Coca-Cola). Es decir, que juegan por el mero placer y la satisfacción de hacerlo.

Sin embargo, su vida de futbolista estuvo salpicada de las presiones genuinas del fútbol argentino. En 1995, cuando jugaba en Lugano, una empresa patrocinaba al equipo y se encargaba de pagar 40 pesos adicionales a los jugadores por partido ganado. El equipo de Dubois llevaba tres victorias seguidas pero la empresa no había aflojado el dinero, por lo que el defensa pasó a la acción. Al partido siguiente, frente a Acassuso, decidió llevarse cinta americana negra para tapar el patrocinador serigrafiado en el pecho de su camiseta. Pero se le olvidó y, nada más salir del vestuario y como había llovido, tras fingir que se santiguaba agarró barro del césped y se tapó la publicidad. “La camiseta quedó toda cubierta de barro. El sponsor se cagaba de risa de nosotros y no nos pagaba. Yo, con esa guita, viajaba”, relató.



Dubois se convirtió en el máximo exponente de la denominada cultura del ascenso; aquellos jugadores que, según se dice en Argentina, juegan por el “sanguche y la coca” (el sándwich y la Coca-Cola)



En otra ocasión, jugando con Midland contra Excursionistas, el árbitro le mostró la segunda amarilla y, cuando le sacó la roja, se le cayeron 500 pesos del bolsillo. Dubois se tiró al suelo, agarró el dinero y salió corriendo al vestuario. “Me seguían todos: el árbitro, los jugadores, el cuerpo técnico… Adentro de la manga le dije al juez: este es el premio que vos me sacas por echarme. Pero al final se lo terminé devolviendo porque me querían suspender 20 fechas”.

En 2003, Dubois denunció que un dirigente de Juventud Unida le había ofrecido dinero por dejarse ganar y así conseguir él acceder a la reelección en una localidad de la provincia de Buenos Aires. El jugador le llamó “rata inmunda”.

“No me gusta jugar. Lo hago porque es muy competitivo y me entreno mucho. No como carne roja, no fumo, no tomo alcohol ni drogas. Nunca lo hice. Además, la poca plata que gano me ayuda. Mi posición económica es desastrosa”, contó en otra entrevista, y se definió como “un payaso que se pinta la cara, pero que se mata por la camiseta”.

Todos estos episodios generaron la enemistad de entrenadores y directivos, pero la popularidad del jugador creció como la espuma entre el periodismo y los incipientes foros de hinchas que aparecían en Internet. Pero como buen roquero que era, su vida acabó pronto. El 2 de marzo de 2008, a los 37 años, recibió dos disparos en un asalto en La Matanza, un conglomerado urbano del Gran Buenos Aires en el que viven más de 2 millones de personas, un 40% de ellos pobres, con 114 villas miseria y más de la mitad de sus calles sin asfaltar. Pese a que fue socorrido de inmediato, las balas que recibió en el estómago y en una pierna obligaron a que fuera operado 8 veces, pero ni ahí se rindió Dubois. Falleció finalmente el 17 de marzo, hace ahora diez años.

Planeta Gol
Alicia: ¿Cuánto tiempo es para siempre?
Conejo blanco: A veces, sólo un segundo.

Our Lady of Blessed Acceleration, dont fail me now.

Me haces falta. Y no la pitan.

Respuestas al tema

Mostrando (1 - 2) de 2 respuestas

Respuesta #1
el 26 de abril a las 19:20
Brutal historia,a Dubois no le conocía. al Trinche si

ADIERAZPEN ASKATASUNARENGATIK, HITZ EGIN!!!

Respuesta #2
el 28 de abril a las 03:39
No se que tienen que ver los Kiss con el black metal (aparte de que en el black metal existan bandas que se pinten la cara).
Pero en fin el que a escrito el articulo la verdad de musica 0 patatero.
Por cierto ya que hablamos de black metal. En Euskal Herria tenemos 2 de las mejores bandas a nivel estatal.
Aiumeen Basoa y Numen cada una con su rollo.
Pero con señas de identidad del folk de nuestra tierra.

Aiumeen Basoa:
https://youtu.be/B0kF8xNAhjg

Numen:
https://youtu.be/Tdfy-qTqYxc

NO W.O.-Es mas facil hacer creer una mentira que convencer de una verdad-Cuando el sabio apunta con su dedo a la Luna el tonto mira al dedo-Yo no soy responsable de lo que usted crea que digo yo soy responsable de lo que yo digo