Los llamados grandes. Esa pizca de suerte

Mensajes: 1.913
Registro: 26/06/2014

Publicado el 11 de febrero a las 13:27
Editado 1 veces - Última vez el 11 de febrero a las 13:55
Leído: 1.481
Esto es un "Totum revolutum", se suele decir en estos casos.

Se me han ido mezclando los datos, las efemérides, los precedentes con el rival de ayer. Y me ha salido más un desaguisado que una aportación.

El cumpleaños de Don Aritz Aduriz Zubeldia (Zorionak!!!), el partido de ayer contra el Barcelona, las oportunidades de gol no consumadas. Todo se entremezcla.

Los llamados "equipos grandes" suelen tener suerte. Al menos, a mí me lo parece. Puede que me ciegue el forofismo. Seguramente. Pero hay cosas que no se explican fácilmente.

Soy de los que, al salir del campo, todavía estoy repasando las jugadas de peligro. Como si no hubiera acabado aún.

Es más, a veces me sorprendo a mí mismo, en ese repaso mental. Cuando llego al momento clave, inconscientemente, suelo incluso hacer el gesto de remate.

Alargo el cuello, echo hacia atras los brazos, como si fuera yo el que tuviera que rematar ese balón, sin poder conformarme con el resultado final.

Ter Stegen es un gran portero. Eso no hace falta decirlo.

Ayer, no obstante, en una de las asistencias con el pie, hizo una de las suyas. Esta vez le cayó el balón a Beñat, y no se atrevió a hacer lanzar un "sanjosazo", por si caía la breva.

A veces hay que tentar a la suerte. Ayer no lo hicimos. Quizás había motivo, pues la fortuna ni se asomó.

El paradón que hizo a tiro de Susaeta fue de gran mérito. Pero, ¿qué me decis del resto de jugadas?

El tiro de San José ni lo vio. Se fue por centímetros fuera. El tiro de Williams, quien no pudo acomodar el cuerpo para darle mejor dirección, lo sacó con una mano prodigiosa, pero tuvo la suerte de recibir el balón en su posición. Le fue a huevo.

¿Y la chilena de Rulo?. Otro tanto. Tuvo la fortuna de que el balón fuera a su posición. Con la potencia que llevaba, y lo cerca que estaba Raúl, era medio gol.

Seguramente estaré equivocado, pero mi sensación es que los grandes tienen suerte. A menudo, el rival tiene sus oportunidades, pero no se materializan. Muchas veces por ese golpe de fortuna.

Me acordé ayer de aquel partido en el Nou Camp de hace unos años (2014).

Con 0-0 en el marcador, Don Aritz Aduriz Zubeldia se marcó una chilena antológica. Pinto solo pudo seguirla con la mirada. El balón se fue al palo.

El rechace le cayó a Susaeta. Estaba solo, pero tiró al muñeco, y se la sacó a una mano.

Aduriz marcó en la segunda parte el 0-1. Con muchisima clase. A Susaeta le anularon el 0-2, cuando en realidad tenía que haber pitado penalti por una mano previa.

Acabamos perdiendo 2-1. Eso si, con un recital de los culés, y unas cuantas paradas de gran mérito de Gorka. Todo hay que decirlo.

A lo que voy es que, a estos equipos, no les suele pasar lo que tuvimos que padecer el día del Valladolid.

Minuto 90 y tantos. Balón que llega al área a trompicones, despejes fallidos, taconazo de Dani sin ton ni son, tiro erróneo del rival, golpeo en el culo del defensa, balón que le llega de rebote al delantero (que incluso cree que está en fuera de juego) y, "zasca", golito al canto.

Debe ser por las ganas que le tiene uno a estos equipos. O por puro inconformismo.

Puede que me resulte casi imposible ser más frío, analizar las cosas de manera ecuánime. No lo sé. Pero mi sensación es que, cuando lo necesitan, casi siempre tienen el santo de cara.


Respuestas al tema

Mostrando (1 - 9) de 9 respuestas

Respuesta #1
el 11 de febrero a las 13:51
Cita:
Esto es un "Totum revolutum", se suele decir en estos casos.

Se me han ido mezclando los datos, las efemérides, los precedentes con el rival de ayer. Y me ha salido más un desaguisado que una aportación.

El cumpleaños de Don Aritz Aduriz Zubeldia (Zorionak!!!), el partido de ayer contra el Barcelona, las oportunidades de gol no consumadas. Todo se entremezcla.

Los llamados "equipos grandes" suelen tener suerte. Al menos, a mí me lo parece. Puede que me ciegue el forofismo. Seguramente. Pero hay cosas que no se explican fácilmente.

Soy de los que, al salir del campo, todavía estoy repasando las jugadas de peligro. Como si no hubiera acabado aún.

Es más, a veces me sorprendo a mí mismo, en ese repaso mental. Cuando llego al momento clave, inconscientemente, suelo incluso hacer el gesto de remate.

Alargo el cuello, echo hacia atras los brazos, como si fuera yo el que tuviera que rematar ese balón, sin poder conformarme con el resultado final.

Ter Stegen es un gran portero. Eso no hace falta decirlo.

Ayer, no obstante, en una de las asistencias con el pie, hizo una de las suyas. Esta vez le cayó el balón a Beñat, y no se atrevió a hacer lanzar un "sanjosazo", por si caía la breva.

A veces hay que tentar a la suerte. Ayer no lo hicimos. Quizás había motivo, pues la fortuna ni se asomó.

El paradón que hizo a tiro de Susaeta fue de gran mérito. Pero, ¿qué me decis del resto de jugadas?

El tiro de San José ni lo vio. Se fue por centímetros fuera. El tiro de Williams, quien no pudo acomodar el cuerpo para darle mejor dirección, lo sacó con una mano prodigiosa, pero tuvo la suerte de recibir el balón en su posición. Le fue a huevo.

¿Y la chilena de Rulo?. Otro tanto. Tuvo la fortuna de que el balón fuera a su posición. Con la potencia que llevaba, y lo cerca que estaba Raúl, era medio gol.

Seguramente estaré equivocado, pero mi sensación es que los grandes tienen suerte. A menudo, el rival tiene sus oportunidades, pero no se materializan. Muchas veces por ese golpe de fortuna.

Me acordé ayer de aquel partido en el Nou Camp de hace unos años (2014).

Con 0-0 en el marcador, Don Aritz Aduriz Zubeldia se marcó una chilena antológica. Pinto solo pudo seguirla con la mirada. El balón se fue al palo.

El rechace le cayó a Susaeta. Estaba solo, pero tiró al muñeco, y se la sacó a una mano.

Aduriz marcó en la segunda parte el 0-1. Con muchisima clase. A Susaeta le anularon el 0-2, cuando en realidad tenía que haber pitado penalti por una mano previa.

Acabamos perdiendo 2-1. Eso si, con un recital de los culés, y unas cuantas paradas de gran mérito de Gorka. Todo hay que decirlo.

A lo que voy es que, a estos equipos, no les suele pasar lo que tuvimos que padecer el día del Valladolid.

Minuto 90 y tantos. Balón que llega al área a trompicones, despejes fallidos, tiro del rival, golpeo en el culo del defensa, balón que le llega de rebote al delantero (que incluso cree que está en fuera de juego) y, "zasca", golito al canto.

Debe ser por las ganas que le tiene uno a estos equipos. O por puro inconformismo.

Puede que me resulte casi imposible ser más frío, analizar las cosas de manera ecuánime. No lo sé. Pero mi sensación es que, cuando lo necesitan, casi siempre tienen el santo de cara.



++++++++++++++++++++++++++++++++++

Acabas de describir la suerte del campeón.

¡¡¡ Aúpa Athletic !!!
Respuesta #2
el 11 de febrero a las 13:57
Ayer lo que salva al Barcelona no es la suerte, es tener uno de los mejores porteros del mundo, si no el mejor. Para que luego alguno diga que los porteros no son tan influyentes como otros jugadores. La diferencia entre un porterazo y un portero normalito, es y será siempre abismal.
Respuesta #3
el 11 de febrero a las 13:59
puedes tener suerte en un partido concreto, en una temporada la suerte no existe.
Respuesta #4
el 11 de febrero a las 14:08
Cita:
puedes tener suerte en un partido concreto, en una temporada la suerte no existe.

Pero también ese partido concreto te puede cambiar la temporada completamente
Respuesta #5
el 11 de febrero a las 14:12
38 partidos de suerte es mucha suerte. Deberían dejar el fútbol y dedicarse a echar la primitiva.

Un puntito de suerte puede ser fundamental en una eliminatoria a cara perro pero en torneos de la regularidad como la liga, o a lo largo de toda una temporada en las que equipos como Barça y Madrid pueden pasar de los 50 partidos, la suerte juega un papel residual.

en vez de ver once o esquemas que no Guayana nadie y nos estrellanos contra una pared y así ponemos en contra del club y sus profesionales la opinion... ¡Y lo sabes!

Respuesta #6
el 11 de febrero a las 14:25
A mi ahora mismo Ter Stegen me parece el mejor portero del mundo. Bajo palos a la par de Oblak, con los pies no hay ninguno como el (a pesar de los riesgos que toma). No se como andará Neuer ahora mismo en el Bayern, pero si es el del mundial, TS está ahora por delante.
Respecto al partido de ayer, no es la primera vez que have ese tipo de intervenciones.
Yo no diría que es suerte, es la ley del más fuerte económicamente. Te compras los mejores , esa es la suerte actual del campeón.
Respuesta #7
el 11 de febrero a las 16:19
bien.
Respuesta #8
el 11 de febrero a las 22:11
La parada que le hace a Susaeta si que es meritoria, a mano cambiada en una balón que iba a la misma escuadra.
La de Raul, bueno, remata de espaldas y es muy difícil sorprender a un portero de esa forma si está bien colocado.
Pero la parada a Williams fue mas bien demérito del delantero que otra cosa, mas que suerte o parada del portero. Si tiras por tirar al medio donde está el portero, lo más normal es que te la pare con cualquier parte del cuerpo. Es que no puedes fallar a un metro del portero; nula definición en toda regla.
Mala suerte es pegar 4 palos o que el balón se te vaya por milímetros, pero lo de ayer creo que no. No nos engañemos, hay una falta de gol brutal.
Respuesta #9
el 11 de febrero a las 22:28
Cita:
Cita:
puedes tener suerte en un partido concreto, en una temporada la suerte no existe.

Pero también ese partido concreto te puede cambiar la temporada completamente


Por ejemplo


¿Qué son esos iconos?

Temas nuevos desde tu última visita.

Temas con mensajes nuevos desde tu última visita.

Reiniciar fecha de acceso