Entrenamientos y entrenadores o formadores.

Mensajes: 47.493
Registro: 11/04/2009

Publicado el 23 de febrero a las 20:33
Leído: 921


    Como veo que hay muchos foreros que han sido jugadores e incluso hay algún entrenador entre nosotros, quisiera comentasen sus experiencias como fútbolistas en los entrenamientos o en los partidos. Es que me ha venido a la cabeza como eran mis entrenamientos hace más de 65 años, seguro que muchos fliparán.

    En aquella época no existían categorías inferiores, es decir no había Juveniles, se pasaba de jugar en el colegio o escuela directamente al Torneo o Campeonato Local. Sí existía equipos profesionales como el Alavés o el Vitoria, que es donde jugaban los mejores jugadores del Torneo.

    Yo pasé de jugar en el colegio a jugar en un equipo donde no recuerdo haber tenido entrenamientos nunca, se iba directamente al campo media hora antes del comienzo del partido, y en el equipo podía haber jugadores de 24 años con chavales como yo de 15 años. En éste equipo estuve una temporada, lo dejé para pasar a jugar con los amigos del colegio en un equipo llamado Goiena, de hay viene mi nick. Nos entrenaban dos señores con mucha afición y sacrificio, pero sin carnet de entrenador. Los entrenamientos los hacíamos en un gran salón que estaba en una planta baja. Por tanto, los ejercicios eran todos físicos, salto a la comba y demás, menos mal que en el colegio jugábamos al fútbol en los recreos con pelota de goma.

    Como curiosidad, o por lo menos, lo es para mí, que no dominando bien el balón, en controles sobre todo, ningún entrenador de los que he tenido, que habrán sido cinco más o menos, ninguno intentó enseñarme para mejorar. Así como ninguno me volvió loco diciéndome lo que tenia que hacer en el campo, jugaba de medio centro, y por lo visto lo hacía bien, ya que como digo, nunca me dijeron nada respecto a mi forma de jugar. Dejé el fútbol a los 20 años sin dominar bien el balón, había ciertos balones que sí los dominaba, pero eran balones muy concretos, lo que me llegaban a media altura en horizontal, donde ponía medio empeine y amortiguaba, en los demás fatal.

    En general con todos los entrenadores lo que más hacíamos eran ejercicios físicos y muy poco balón, más que nada por falta de campos o sitios para jugar con balón.

    En algunos equipos, teníamos que llevarnos el equipaje, la camiseta, las medias y el culote a lavar a casa y devolverlo en el entrenamiento, vamos, igual que ahora.


Respuestas al tema

Mostrando (1 - 4) de 4 respuestas

Respuesta #1
el 23 de febrero a las 21:23
Buenas tardes-noches Goiena, yo personalmente jugué muchos años a balonmano. A fútbol y fútbol sala jugaba de portero y se me daba bien pero no me apasionaba, sí que había grandes jugadores de mi quinta, algunos de ellos buenos amigos míos, 1 de los cuales llegó a 1ª con contrato para varios años y después tuvo una carrera larga en 2ª también.
Con 18 años empecé de entrenador de fútbol sala y fútbol de chavales de 8 y 9 años, hasta casi los 23 años(los chavales tenían 13 y 14 años cuando lo dejé) y también entrenaba a balonmano a otros chavales de esa quinta a los que no les gustaba el fútbol.
Tenía de ayudante a un gran amigo al que se le daba genial el balonmano y muy mal el fútbol.
Cuando cogí el mando lo primero que hice fue identificar a los chavales con más talento natural y a los menos habilidosos, para permitir evolucionar satisfactoriamente a todos.
Los ejercicios que les hacía practicar eran:
1)un día de entrenamiento físico a la semana con carrera continua durante 45 minutos por el patio del colegio y juegos posteriores como saltar a la comba, recoger mazorcas de madera compitiendo entre ellos, lanzamiento de peso en un descampado afuera del colegio...
2)un día de ejercicios de tecnificación: les hacía pasar en largo y en corto y recibir el balón raso y aéreo, rematar con los 2 pies para evitar que hubiera chavales con 1 pata de palo, rematar de cabeza, bajar el balón, regatear empezando por unos conos con los que cada 1 practicaba individualmente y luego entre ellos por parejas, después chutaban a portería, lanzaban faltas y penaltis.
3)otro día durante una parte reducida del entrenamiento practicábamos alguno de los ejercicios de tecnificación y después jugaban partidillo con equipos compensados, buenos y menos buenos en ambos equipos.
4)el último día de entrenamiento(eran 4 a la semana) lo dedicábamos íntegro a jugar partidillo poniendo en práctica lo visto el resto de días, sin primar el marcador sino hacer bien las cosas.
En los partidos obligaba a jugar a veces juntos a los menos habilidosos los primeros minutos o en fases del partido en que teníamos ventaja(había libertad total de cambios) tanto en fútbol como en fútbol sala. Generalmente, ponía una mezcla entre talentos y jugadores menos habilidosos.
Hablaba con los buenos para que aceptaran jugar aproximadamente los mismos minutos que los menos talentosos.
Todo esto me generaba problemas con varios padres que creían que su hijo iba a ser el nuevo Messi pero los demás lo entendían.
Ganamos el campeonato interescolar de fútbol 3 años seguidos(con los chicos entre los 8 y los 11 años) y los 2 últimos estuvimos cerca, habiéndose producido entonces un reagrupamiento de buenos jugadores en los equipos más fuertes(Osasuna, Tudelano e Izarra).
En fútbol sala ganamos todas las ediciones mientras fui entrenador y 1 de los chavales llegó a debutar en División de Honor años después.
La evolución de todos los jugadores fue buena y nadie dejó el equipo por sentirse torpe ni discriminado.
Al final me marché por motivos laborales y porque varios padres estaban siempre con una actitud de competitividad extrema que no me gustaba nada.
Me han propuesto volver con posterioridad un buen número de veces como entrenador.
Mi amigo motivaba a los chavales y les escuchaba, era más psicólogo que otra cosa. Yo también tomaba parte en esta labor pero él se dedicaba todo el tiempo a eso y a observar fallos para que pudiéramos corregirlos.
Ni él ni yo tenemos carnet oficial de ninguna categoría.
Un cordial saludo
Respuesta #2
el 23 de febrero a las 21:34
Editada el 23 de febrero a las 21:36
Yo no puedo hablar por mí, pero siempre acompañaba a un amigo a sus entrenamientos y te puedo decir más o menos lo que veía:

Eran 3 entrenamientos semanales y lo que hacían, realmente, no difería mucho de lo que puede hacer cualquier equipo de nivel, salvando las distancias en cuanto a medios materiales. Eran entrenamientos divididos en tres bloques: preparación física, técnica y táctica. Había semanas en los que combinaban esos tres bloques en un entrenamiento y había semanas en las que cada día lo dedicaban a un bloque concreto.

En el tema físico, pues lo que se haría en cualquier disciplina: agilidad, fuerza, resistencia y velocidad. Carreras continuas y sprints, ejercicios de agilidad, de salto, algo (muy poco) de gimnasio... lo que permitían los medios materiales, que no era mucho.

En el apartado táctico estaba dividido entre jugadas ensayadas, contraataques, transiciones y posesión. Ponía una defensa típica de cuatro y tenían que anular un ataque de 4 ó 5 atacantes. Por otro lado a lo mejor ponía a los dos porteros a parar faltas directas desde distintos ángulos, también penaltis. Se ensayaban córners, libres indirectos... Lo que no hacían mucho y creo que deberían haber hecho era ensayar la manera de defender en bloque. Si al hombre o en espacio, si presión adelantada o esperar al rival... Supongo que no hay medios como para estudiar al rival, porque estamos hablando de fútbol regional. Pero creo que un plan defensivo es la base.

Y en cuanto a la técnica se limitaba a hacer partidillos, muy orquestados, donde aplicasen el juego para ir señalando lo que estaba bien o mal hecho. Al extremo le decía si regatear hacia dentro o fuera, al central le animaba a conducir hacia arriba, pedía combinaciones rápidas y pases filtrados por bajo algunas veces, balones largos otras... Intentaba que pensaran rápido cómo actuar cada segundo.


En lugar en el que entrenaban tenía, al final del campo, una cuesta muy pronunciada. Era el "castigo" para los que no hacían lo que debían en el entrenamiento. Unas cuantas subidas a toda velocidad y al día siguiente no decían ni una palabra más alta que otra.



A ti te tocó una época muy rudimentaria. Pero eso lo sufrían hasta los más profesionales...

Ni Messi ni Maradona, Ane Azkona.

El león nunca se preocupa por las opiniones de la cebra.

Respuesta #3
el 24 de febrero a las 13:25
Editada el 24 de febrero a las 13:33

      Otra cosa que no entiendo, lo de la pizarra de muchos entrenadores, que antes del partido ya les dicen a los jugadores los movimientos y donde tienen que colocarse, cuando pienso, que si un jugador tiene nivel de Primera, es precisamente por su inteligencia y saber leer los partidos y lo que tiene que hacer en cada momento. Por eso, no me extraña nada lo que decía Miguel Muñoz cuando era entrenador del Madrid, al salir de la caseta: Todo eso que he explicado en la pizarra no sirve para nada, ya que cuando están en el campo cada jugador hace lo que se le pone en los cojones.

      Entiendo que un jugador internacional está preparado para saber lo que tiene que hacer en cada momento y tomar sus decisiones, ahora bien, igual el entrenador puede hacerle indicaciones puntuales sobre la forma en la que tiene que jugarle a un contrario, o la forma en la que juega un contrario, pero pienso que eso un jugador de élite lo sabe, ya que por algo tiene el caché que tiene, y siempre se ven mejor las cosas en el campo y a los contrarios que desde el banquillo. Porque suele pasar con el estado físico, que muchas veces vemos que hay jugadores que no pueden más, y sin embargo el entrenador los deja en el campo, cuando debería ser el propio jugador en que tendría que pedir el cambio. Pasa lo mismo cuando el entrenador coloca a un jugador fuera de su sitio, y el jugador sabe de sobra que ese puesto no le va y que por tanto no va a responder, es el caso de Marcos Llorente en el partido contra el Chelsea que jugó de defensa derecho, y bajo mucho su rendimiento respecto a su juego como centrocampista derecho.

    No obstante, viste mucho eso de estar tomando notas todo el partido, o salir con la pizarra como suelen hacer algunos formadores de equipos Benjamines o Infantiles, por ese mero hecho, seguro que algunos equipos ficharán a esos formadores, aunque luego sus equipos no sean tan buenos, y es que en el Fútbol hay gente que se aprovecha de los ignorantes que rigen muchos equipos,vamos, que hay mucho vividor alrededor del Fútbol.
Respuesta #4
el 24 de febrero a las 17:49


    Hay creencia, errónea para mi forma de ver el fútbol, que muchos aficionados piensan que todo gran jugador tiene que hacerlo bien en cualquier puesto del equipo, y como digo, yo no estoy para nada de acuerdo. Tenemos el caso más reciente con Marcos Llorente, jugado de gran nivel en su puesto de centrocampista derecho, pues en el partido contra el Chelsea, Simeone lo colocó de defensa derecho y fué un jugador normalito, pero no fué el jugador desequilibrante que es cuando juega en su puesto.

      Desde luego, que Simeone en el partido contra el Chelsea demostró lo gran entrenador que es, ya que tiene jugadores para jugar a otra cosa.

¿Qué son esos iconos?

Temas nuevos desde tu última visita.

Temas con mensajes nuevos desde tu última visita.

Reiniciar fecha de acceso