El Athletic, el Capitán Garfio de la Real Sociedad (Bi FM Radio)

Mensajes: 13
Registro: 22/08/2013

Publicado el 4 de febrero a las 12:35
Leído: 2.825
El antagonista es peligroso pero útil, ya que nos impulsa a superarnos y nos ofrece cohesión interna y refuerza nuestra autoestima. Para el equipo donostiarra, el bilbaíno es malvado, sibilino, poco auténtico y está apoyado por oscuros estamentos superiores. Y, encima, es derrotable. El rojiblanco es el enemigo perfecto. Un auténtico chollazo.
Después de la nueva victoria de su equipo en el derbi, Mikel Oyarzabal dijo que la Real Sociedad prepara el partido a conciencia, no como el Athletic, que “no siente el partido como especial porque al final tiene gente que no es de allí”. La Real jugó con cuatro guipuzcoanos, un navarro, un madrileño, un sevillano, un canario, dos franceses, un brasileño, un argentino, un belga y un mexicano, mientras el Athletic jugó con ocho vizcaínos, tres navarros y tres jugadores oriundos de Gipuzkoa. No está muy claro su criterio para asignar a la gente como de allí o no de allí, pero me temo que nos quedaremos sin saberlo.

Durante la semana, faltó tiempo para tratar de maldito al colegiado designado para el partido. Mateu Lahoz anuló un gol legal de Vela en el viejo San Mamés y, desde entonces, ya forma parte de la lista de conspiradores universales a favor del Athletic (después de aquel partido, el periodista del principal periódico de Gipuzkoa tituló su crónica así: “Un gol fantasma en tierra de fantasmas”, y utilizó esa jugada para descalificar lo bilbaíno con los clichés habituales). Ya podías decirles que con este árbitro el club bilbaíno había ganado 6 partidos y perdido 18 (19 ya) en el periodo más próspero deportivamente desde las ligas. Daba igual. Villarato. Club protegido. EITB. PNV. El pack completo de los agravios.


En las películas y en la vida el antagonista tiene gran importancia. Es quien dificulta e incluso impide los logros del protagonista: es Lex Luthor para Superman, Darth Vader para Luke Skywalker y Pepsi para Coca Cola. El antagonista resulta de una tremenda utilidad. Es una gran inspiración y obliga al protagonista a hacer un esfuerzo suplementario, a superar los propios límites y a crecer. Cuando se trata de un protagonista colectivo, la amenaza del antagonista sirve para cohesionar a tu público y para autoafirmar tu proyecto. El Estado del Bienestar de Europa Occidental se fundamentó en el miedo al Comunismo. Y el independentismo catalán se ha fortalecido gracias al desdén de la rancia derecha española. Hay decenas de ejemplos, tanto en cosas importantes como en tonterías.

Para el Athletic, el antagonista principal sería el Real Madrid. Representa el odioso fútbol moderno, el poder central, el capitalismo salvaje, la cartera frente a la cantera y el resto de lugares comunes. El FC Barcelona también vale, claro, sobre todo después de la condescendencia con la que nos han tratado estos últimos años. El domingo viene a San Mamés. Frente a su descomunal poder deportivo, el Athletic presentará sus conocidos argumentos: garra, coraje, fútbol directo. Si las cosas van con normalidad, todo eso será seguramente insuficiente para rascar algún punto, pero volveremos a casa satisfechos por la entrega y reforzados en nuestra idea quijotesca de luchar contra gigantes que nos vencen de forma desigual, apoyados por inyecciones brutales de dinero, por un mercado internacional de jugadores e incluso por el estamento arbitral si la cosa se pone fea. La probable derrota nos hará más fuertes. Nuestro antagonista habrá hecho su función igual, igual.


El antagonista de la Real es el Athletic, quien le ofrece cohesión, autoafirmación y progreso. El rojiblanco es el enemigo perfecto. Representa el Mal, en abstracto. El lobo del cuento, el hombre del saco. Es un club en el que los jugadores no “son de allí”, como dice Oyarzabal, son mercenarios atraídos únicamente por el dinero (de ahí los billetes con la cara de Iñigo Martínez, que nunca ganará una Champions como Xabi Alonso, Odriozola o Griezmann, objetivo que hace comprensible su salida). Un club tóxico que se introduce como un virus en su territorio y se lleva a sus mejores niños (que la Real diga que es el equipo de Gipuzkoa y que se autoadjudique los jugadores nacidos allí es perfectamente normal, pero que el Athletic, en una construcción mental idéntica y anterior a la suya, diga que es el equipo de Euskadi y que pretende a los jugadores de las siete provincias les parece un acto imperialista y una intromisión inaceptable). Un club odioso y soberbio, cuya filosofía es física cuántica, y repleto de seguidores fantasmas que se creen mejores solo porque hacen mucho ruido y se hacen notar.

Al lado de este Capitán Garfio, la Real es pura y virtuosa como Peter Pan: no compra los jugadores que necesita a equipos más pequeños, no capta en otras canteras, no sobrepaga a algunos futbolistas por miedo a que se vayan y no toca a otros con contrato en vigor como hace el Athletic. Y juega con jugadores de allí, que sienten los colores de verdad.


Pero, lo mejor de todo, lo que convierte al club bilbaíno en un chollazo como antagonista, en una auténtica bestia blanca para la Real, es que últimamente es un equipo muy ganable. Dos veces por temporada, más o menos desde que volvió de la Segunda División, la Real tiene la posibilidad de derrotar en el terreno de juego al que presenta como su archienemigo durante el resto del año. Y, además, casi siempre con autoridad y justicia. Y bien que lo celebra.

Qué gozada tener un enemigo así. Culpable por defecto y derrotable cada cierto tiempo. Dañino y endeble. Altisonante y depreciado. Un malvado de dibujos animados. Un muñeco del pimpam pum para la idiosincrasia provincial.

Solo le veo una pega: el antagonista es el impulso. Pero también es el techo.

http://www.bifmradio.com/firmas/athletic-enemigo-real/

Respuestas al tema

Mostrando (1 - 17) de 17 respuestas

Respuesta #1
el 4 de febrero a las 12:39
+1000000
Respuesta #2
el 4 de febrero a las 12:44
Muy bueno.

Respuesta #3
el 4 de febrero a las 13:08
Editada el 4 de febrero a las 13:10
Fantástica frase final.

Y además, también hay cierto toque a nuestro propio comportamiento con otros equipos.

Y tiene razón.

Por otro lado, cuando he leído Capitán Garfio y Real Sociedad se me ha venido a la mente como una exhalación el jeto de Oyarzábal.

Que Herrerín estará gordo pero eso se cura con dieta, la cara de este chico tiene que asustar, y mucho, si te lo cruzas con poca luz ambiental.

Yo vi jugar al CHOLO SIMEONE.

Respuesta #4
el 4 de febrero a las 13:10
Describe bastante bien cómo son las cosas,bajo mi punto de vista.

Los derechos no caen del cielo.....SE CONQUISTAN!
SAN MAMES
ATHLETIC.
URBI.
Por mucho que nos digan que hacemos las cosas muy mal,no es verdad.

Respuesta #5
el 4 de febrero a las 13:22
Me gusta.
Me gustaría más que el athletic tuviera en cuenta con los partidos de la real sociedad esta situacion.

Nunca permitas que el sentido de la moral te impida hacer lo que está bien
El athletic es la cosa mas importante de las cosas no importantes.

Respuesta #6
el 4 de febrero a las 13:45
De lo mejorcito que he leído en relación al partido del sábado.

en vez de ver once o esquemas que no Guayana nadie y nos estrellanos contra una pared y así ponemos en contra del club y sus profesionales la opinion... ¡Y lo sabes!

Respuesta #7
el 4 de febrero a las 14:00
Cita:
El antagonista es peligroso pero útil, ya que nos impulsa a superarnos y nos ofrece cohesión interna y refuerza nuestra autoestima. Para el equipo donostiarra, el bilbaíno es malvado, sibilino, poco auténtico y está apoyado por oscuros estamentos superiores. Y, encima, es derrotable. El rojiblanco es el enemigo perfecto. Un auténtico chollazo.
Después de la nueva victoria de su equipo en el derbi, Mikel Oyarzabal dijo que la Real Sociedad prepara el partido a conciencia, no como el Athletic, que “no siente el partido como especial porque al final tiene gente que no es de allí”. La Real jugó con cuatro guipuzcoanos, un navarro, un madrileño, un sevillano, un canario, dos franceses, un brasileño, un argentino, un belga y un mexicano, mientras el Athletic jugó con ocho vizcaínos, tres navarros y tres jugadores oriundos de Gipuzkoa. No está muy claro su criterio para asignar a la gente como de allí o no de allí, pero me temo que nos quedaremos sin saberlo.

Durante la semana, faltó tiempo para tratar de maldito al colegiado designado para el partido. Mateu Lahoz anuló un gol legal de Vela en el viejo San Mamés y, desde entonces, ya forma parte de la lista de conspiradores universales a favor del Athletic (después de aquel partido, el periodista del principal periódico de Gipuzkoa tituló su crónica así: “Un gol fantasma en tierra de fantasmas”, y utilizó esa jugada para descalificar lo bilbaíno con los clichés habituales). Ya podías decirles que con este árbitro el club bilbaíno había ganado 6 partidos y perdido 18 (19 ya) en el periodo más próspero deportivamente desde las ligas. Daba igual. Villarato. Club protegido. EITB. PNV. El pack completo de los agravios.


En las películas y en la vida el antagonista tiene gran importancia. Es quien dificulta e incluso impide los logros del protagonista: es Lex Luthor para Superman, Darth Vader para Luke Skywalker y Pepsi para Coca Cola. El antagonista resulta de una tremenda utilidad. Es una gran inspiración y obliga al protagonista a hacer un esfuerzo suplementario, a superar los propios límites y a crecer. Cuando se trata de un protagonista colectivo, la amenaza del antagonista sirve para cohesionar a tu público y para autoafirmar tu proyecto. El Estado del Bienestar de Europa Occidental se fundamentó en el miedo al Comunismo. Y el independentismo catalán se ha fortalecido gracias al desdén de la rancia derecha española. Hay decenas de ejemplos, tanto en cosas importantes como en tonterías.

Para el Athletic, el antagonista principal sería el Real Madrid. Representa el odioso fútbol moderno, el poder central, el capitalismo salvaje, la cartera frente a la cantera y el resto de lugares comunes. El FC Barcelona también vale, claro, sobre todo después de la condescendencia con la que nos han tratado estos últimos años. El domingo viene a San Mamés. Frente a su descomunal poder deportivo, el Athletic presentará sus conocidos argumentos: garra, coraje, fútbol directo. Si las cosas van con normalidad, todo eso será seguramente insuficiente para rascar algún punto, pero volveremos a casa satisfechos por la entrega y reforzados en nuestra idea quijotesca de luchar contra gigantes que nos vencen de forma desigual, apoyados por inyecciones brutales de dinero, por un mercado internacional de jugadores e incluso por el estamento arbitral si la cosa se pone fea. La probable derrota nos hará más fuertes. Nuestro antagonista habrá hecho su función igual, igual.


El antagonista de la Real es el Athletic, quien le ofrece cohesión, autoafirmación y progreso. El rojiblanco es el enemigo perfecto. Representa el Mal, en abstracto. El lobo del cuento, el hombre del saco. Es un club en el que los jugadores no “son de allí”, como dice Oyarzabal, son mercenarios atraídos únicamente por el dinero (de ahí los billetes con la cara de Iñigo Martínez, que nunca ganará una Champions como Xabi Alonso, Odriozola o Griezmann, objetivo que hace comprensible su salida). Un club tóxico que se introduce como un virus en su territorio y se lleva a sus mejores niños (que la Real diga que es el equipo de Gipuzkoa y que se autoadjudique los jugadores nacidos allí es perfectamente normal, pero que el Athletic, en una construcción mental idéntica y anterior a la suya, diga que es el equipo de Euskadi y que pretende a los jugadores de las siete provincias les parece un acto imperialista y una intromisión inaceptable). Un club odioso y soberbio, cuya filosofía es física cuántica, y repleto de seguidores fantasmas que se creen mejores solo porque hacen mucho ruido y se hacen notar.

Al lado de este Capitán Garfio, la Real es pura y virtuosa como Peter Pan: no compra los jugadores que necesita a equipos más pequeños, no capta en otras canteras, no sobrepaga a algunos futbolistas por miedo a que se vayan y no toca a otros con contrato en vigor como hace el Athletic. Y juega con jugadores de allí, que sienten los colores de verdad.


Pero, lo mejor de todo, lo que convierte al club bilbaíno en un chollazo como antagonista, en una auténtica bestia blanca para la Real, es que últimamente es un equipo muy ganable. Dos veces por temporada, más o menos desde que volvió de la Segunda División, la Real tiene la posibilidad de derrotar en el terreno de juego al que presenta como su archienemigo durante el resto del año. Y, además, casi siempre con autoridad y justicia. Y bien que lo celebra.

Qué gozada tener un enemigo así. Culpable por defecto y derrotable cada cierto tiempo. Dañino y endeble. Altisonante y depreciado. Un malvado de dibujos animados. Un muñeco del pimpam pum para la idiosincrasia provincial.

Solo le veo una pega: el antagonista es el impulso. Pero también es el techo.

http://www.bifmradio.com/firmas/athletic-enemigo-real/

cada partido contra la real, hay que recordarles esto, que lean en voz alta, nos ganan y nos seguirán ganando porque tienen mas ganas y motivación , el derbi nuestro era contra el Madrid hace muchos años, lo dejo de ser el dia que empezaron a ganarnos siempre, la real va por ese camino.
Respuesta #8
el 4 de febrero a las 14:38
A mí también se me ha aparecido en la mente la cara del FEO
Respuesta #9
el 4 de febrero a las 14:40
Lo que tenemos que hacer en los proximos partidos en salir a jugar contra ellos con el cuchillo entre los dientes.
Dejarse de que un partido es mas importante que otro,son todos importantes y hay que jugarlos como si seria el último.
Si les ganas mejor ,pillas doble bonus porque estas venciendo a un club que no nos puede ni ver.
Estoy muy disgustado con la actitud del equipo el sábado...pero que muy disgustado y espero que Garitano y Ferrerira hayan tomado nota para que esto no se repita.

      Julen Guerrero:El Athletic forma parte de la familia y poder
      jugar con esa camiseta es un gran orgullo.

Respuesta #10
el 4 de febrero a las 15:33
Perfecto, la verdad.
+100000

Denbora da poligrafo bakarra

Respuesta #11
el 4 de febrero a las 16:05
Cita:
Cita:
El antagonista es peligroso pero útil, ya que nos impulsa a superarnos y nos ofrece cohesión interna y refuerza nuestra autoestima. Para el equipo donostiarra, el bilbaíno es malvado, sibilino, poco auténtico y está apoyado por oscuros estamentos superiores. Y, encima, es derrotable. El rojiblanco es el enemigo perfecto. Un auténtico chollazo.
Después de la nueva victoria de su equipo en el derbi, Mikel Oyarzabal dijo que la Real Sociedad prepara el partido a conciencia, no como el Athletic, que “no siente el partido como especial porque al final tiene gente que no es de allí”. La Real jugó con cuatro guipuzcoanos, un navarro, un madrileño, un sevillano, un canario, dos franceses, un brasileño, un argentino, un belga y un mexicano, mientras el Athletic jugó con ocho vizcaínos, tres navarros y tres jugadores oriundos de Gipuzkoa. No está muy claro su criterio para asignar a la gente como de allí o no de allí, pero me temo que nos quedaremos sin saberlo.

Durante la semana, faltó tiempo para tratar de maldito al colegiado designado para el partido. Mateu Lahoz anuló un gol legal de Vela en el viejo San Mamés y, desde entonces, ya forma parte de la lista de conspiradores universales a favor del Athletic (después de aquel partido, el periodista del principal periódico de Gipuzkoa tituló su crónica así: “Un gol fantasma en tierra de fantasmas”, y utilizó esa jugada para descalificar lo bilbaíno con los clichés habituales). Ya podías decirles que con este árbitro el club bilbaíno había ganado 6 partidos y perdido 18 (19 ya) en el periodo más próspero deportivamente desde las ligas. Daba igual. Villarato. Club protegido. EITB. PNV. El pack completo de los agravios.


En las películas y en la vida el antagonista tiene gran importancia. Es quien dificulta e incluso impide los logros del protagonista: es Lex Luthor para Superman, Darth Vader para Luke Skywalker y Pepsi para Coca Cola. El antagonista resulta de una tremenda utilidad. Es una gran inspiración y obliga al protagonista a hacer un esfuerzo suplementario, a superar los propios límites y a crecer. Cuando se trata de un protagonista colectivo, la amenaza del antagonista sirve para cohesionar a tu público y para autoafirmar tu proyecto. El Estado del Bienestar de Europa Occidental se fundamentó en el miedo al Comunismo. Y el independentismo catalán se ha fortalecido gracias al desdén de la rancia derecha española. Hay decenas de ejemplos, tanto en cosas importantes como en tonterías.

Para el Athletic, el antagonista principal sería el Real Madrid. Representa el odioso fútbol moderno, el poder central, el capitalismo salvaje, la cartera frente a la cantera y el resto de lugares comunes. El FC Barcelona también vale, claro, sobre todo después de la condescendencia con la que nos han tratado estos últimos años. El domingo viene a San Mamés. Frente a su descomunal poder deportivo, el Athletic presentará sus conocidos argumentos: garra, coraje, fútbol directo. Si las cosas van con normalidad, todo eso será seguramente insuficiente para rascar algún punto, pero volveremos a casa satisfechos por la entrega y reforzados en nuestra idea quijotesca de luchar contra gigantes que nos vencen de forma desigual, apoyados por inyecciones brutales de dinero, por un mercado internacional de jugadores e incluso por el estamento arbitral si la cosa se pone fea. La probable derrota nos hará más fuertes. Nuestro antagonista habrá hecho su función igual, igual.


El antagonista de la Real es el Athletic, quien le ofrece cohesión, autoafirmación y progreso. El rojiblanco es el enemigo perfecto. Representa el Mal, en abstracto. El lobo del cuento, el hombre del saco. Es un club en el que los jugadores no “son de allí”, como dice Oyarzabal, son mercenarios atraídos únicamente por el dinero (de ahí los billetes con la cara de Iñigo Martínez, que nunca ganará una Champions como Xabi Alonso, Odriozola o Griezmann, objetivo que hace comprensible su salida). Un club tóxico que se introduce como un virus en su territorio y se lleva a sus mejores niños (que la Real diga que es el equipo de Gipuzkoa y que se autoadjudique los jugadores nacidos allí es perfectamente normal, pero que el Athletic, en una construcción mental idéntica y anterior a la suya, diga que es el equipo de Euskadi y que pretende a los jugadores de las siete provincias les parece un acto imperialista y una intromisión inaceptable). Un club odioso y soberbio, cuya filosofía es física cuántica, y repleto de seguidores fantasmas que se creen mejores solo porque hacen mucho ruido y se hacen notar.

Al lado de este Capitán Garfio, la Real es pura y virtuosa como Peter Pan: no compra los jugadores que necesita a equipos más pequeños, no capta en otras canteras, no sobrepaga a algunos futbolistas por miedo a que se vayan y no toca a otros con contrato en vigor como hace el Athletic. Y juega con jugadores de allí, que sienten los colores de verdad.


Pero, lo mejor de todo, lo que convierte al club bilbaíno en un chollazo como antagonista, en una auténtica bestia blanca para la Real, es que últimamente es un equipo muy ganable. Dos veces por temporada, más o menos desde que volvió de la Segunda División, la Real tiene la posibilidad de derrotar en el terreno de juego al que presenta como su archienemigo durante el resto del año. Y, además, casi siempre con autoridad y justicia. Y bien que lo celebra.

Qué gozada tener un enemigo así. Culpable por defecto y derrotable cada cierto tiempo. Dañino y endeble. Altisonante y depreciado. Un malvado de dibujos animados. Un muñeco del pimpam pum para la idiosincrasia provincial.

Solo le veo una pega: el antagonista es el impulso. Pero también es el techo.

http://www.bifmradio.com/firmas/athletic-enemigo-real/

cada partido contra la real, hay que recordarles esto, que lean en voz alta, nos ganan y nos seguirán ganando porque tienen mas ganas y motivación , el derbi nuestro era contra el Madrid hace muchos años, lo dejo de ser el dia que empezaron a ganarnos siempre, la real va por ese camino.


¿Nos van a ganar siempre? Anda...

Athletic! Athletic! Zu zara nagusia!!!!

A ver si sacamos de una vez la gabarra...

Respuesta #12
el 4 de febrero a las 16:42
Genial articulo

GORA DEBA!!!!!
AUPA ATHLETIC!!!!!

Respuesta #13
el 4 de febrero a las 16:48
Muy buen artículo.

Eso sí, si yo fuese seguidor de la Real me tomaría muy en serio esa última reflexión. Y es que el autor ha dado en el clavo.
Respuesta #14
el 4 de febrero a las 16:58
Genial artículo, yo prefiero sentir indiferencia por ellos que odio, otra cosa genial del artículo es mirarse al ombligo y hablar de nuestros "fantasmas", entiendo que la real tenga que cubrir sus necesidades odiandonos, espero seguir siendo más que capaces de seguir ganandoles, sin odiarles (en mi caso), pero eso sí, a preparnos a muerte que el domingo viene el koko.
VAMOS ATHLETIC!!!!!!!
Respuesta #15
el 4 de febrero a las 17:06
Genial articulo, me recuerdan a Iznogud con bufanda del Barça.

La Real es nuestro hermano....

Respuesta #16
el 4 de febrero a las 17:13
Cita:
Lo que tenemos que hacer en los proximos partidos en salir a jugar contra ellos con el cuchillo entre los dientes.
Dejarse de que un partido es mas importante que otro,son todos importantes y hay que jugarlos como si seria el último.
Si les ganas mejor ,pillas doble bonus porque estas venciendo a un club que no nos puede ni ver.
Estoy muy disgustado con la actitud del equipo el sábado...pero que muy disgustado y espero que Garitano y Ferrerira hayan tomado nota para que esto no se repita.



Si señor, más razón que un Santo, a lo que añado que la diferencia de haber ganado nosotros es abismal, ahora estarían detrás nuestro 2 puntos que es lo que queremos y no por delante 4

Respuesta #17
el 5 de febrero a las 11:47


Enhorabuena al autor por el articulo......pero la frase final es antológica.

Los accidentados laborales graves sufren la misma "justicia" que las víctimas de violencia de género hace dos décadas.

Mutuas, Seg. Social, Jueces,Osalan....actúan como un cártel, son el Crimen Organizado de la "insalud" laboral



¿Qué son esos iconos?

Temas nuevos desde tu última visita.

Temas con mensajes nuevos desde tu última visita.

Reiniciar fecha de acceso